Cómo cuidar tus prendas. ¿Detergentes líquidos o detergentes en polvo?

Prolongar la vida útil de las prendas que utilizas es importante, forma parte de la inversión que una persona o una empresa realiza. En el caso de éstas últimas son parte también de su identidad corporativa, no obstante no es suficiente sólo lavarlas.

Puede parecer irrelevante pero la elección de detergente entre líquido o en polvo es un elemento crucial para el cuidado de la ropa, ya que la temperatura y cantidad de agua, estarán determinadas por el tipo de detergente seleccionado. Entonces, ¿cuál es el mejor?

El detergente es una sustancia que tiene una serie de componentes que aumentan la eficiencia para lavar prendas al combinarse con agua o algún otro líquido. Éstos tienen ciertas propiedades que han de variar la tensión superficial del agua eliminando aceites, sólidos grasas, entre otras sustancias presentes en la suciedad.

Hoy en día, existe una amplia variedad de detergentes, sin embargo, son los detergentes líquidos y en polvo los que más fácilmente podemos localizar. A continuación mencionaremos las principales características de cada uno y cuáles son las condiciones en donde se aprovechan mejor.

Los detergentes en polvo, en primer lugar, se caracterizan por ser económicos y se disuelven con mayor facilidad en agua caliente. Este tipo es ideal para lavar ropa blanca y prendas que se caractericen por su resistencia. Este detergente es sumamente eficaz para remover manchas pesadas como la tierra. Lo anterior ocurre gracias a que el lavado hace que las fibras del detergente empujen y saquen los residuos de las prendas.

No obstante, es recurrente que dentro de los lavados largos con detergentes en polvo algunas prendas puedan contener partículas del detergente. Por lo tanto, para utilizar este tipo de detergente hay que utilizar siempre agua caliente y en prendas que sean resistentes y, de preferencia, blancas para evitar que se dañen.

El detergente líquido, por su parte, generalmente es un poco más costoso pero combina con cualquier temperatura que tenga el agua y hace que se disuelva más rápido y con mayor facilidad. Este tipo de detergente es compatible con lavados largos y cortos. A diferencia de los detergentes en polvo, los líquidos se aprovechan mejor con prendas de color. Además, estos detergentes son más eficaces para la remoción de manchas de grasa y aceite.

Pero ¿cuál es mejor? Es una respuesta complicada de aseverar. Al enumerar las principales características de ambos tipos de detergentes las respuestas pueden variar dependiendo del tipo de presupuesto que cuentes, o bien, del tipo de prenda que vayas a lavar. Sin embargo, podemos inclinarnos un poco más por el detergente líquido por su versatilidad, nula afectación a las prendas que lava ya que no acumula sus partículas en la ropa y porque su impacto negativo al medio ambiente es inexistente también.